20 mayo 2010

Crónica Triatlón de Riazor

Por José Manuel Vázquez

Todo empezó el jueves 13. Llamo a Manu para saber si había llegado el traje de neopreno. Si, a tres días del gran debut en un triatlón, más allá de mis participaciones en Allariz para hacer bulto, no tenía la parte del equipamiento más importante en estas fechas y por estas aguas: el neopreno. El viernes por la tarde camino de Allariz me paso por la tienda de Manu Piñeiro, MTC en Lugo, Avenida Alfonso X el Sabio nº 100. Me pruebo el traje, como un guante, y continuamos el viaje. Quería probarlo antes del lunes. Que mejor que en casa y hacer "unos largos" en el gélido Arnoya. Después de un tirón de ignorante principiante en el arte de "calzarse un neopreno".. rasssssss... se despega en el hombro, se abre una vía que será de agua. Ya lo decía mi madre..."o barato sale caro". Llamo al Pesca para que me de una solución: pegamento ceys para caucho, a falta de pegamento de neopreno... Dicho y hecho, pero me quedé sin probar el neopreno.

El Pesca me dice si quiero probarlo con ellos por que se van a Samil, playa ourensana por excelencia, a hacer un último entrenamiento antes de salir para Lanzarote. Y allá nos vamos el sábado un servidor, Pesca, Modesto, Jesús Carlos y el omnipresente Carvajal. Al final nos vamos al Bao. Me pongo el neopreno con el agujero perfectamente sellado. Todos listos menos Carvajal, que está en bañador, cámara, aletas y gorro de neopreno en mano. ¿No te meterás sin neopreno?. Pues si, agua entre 12 y 15 grados, olas de metro y pico, y allí estaba el Sr. Carvajal: fotógrafo acuático-marino. Después de casi una hora en el agua, con la sensación de ir en un bote, el estreno del neopreno perfecto, pero sobre todo por los consejos de los sabios de como nadar en función de la dirección de las olas. Carvajal también sale, amoratado, pero sale.

Después del aperitivo, madrugón familiar el lunes, y para Coruña me voy. Como salgo con tiempo y conozco el camino, me voy por Melide para evitar el peaje de la AP-9, a costa de 10 minutos más de viaje. A las 9.15 con el coche aparcado delante de Riazor me encuentro con Javier Anta preparando ya la bicicleta. En la cola de recogida del dorsal estaba Jesús. Comentamos que las boyas están un poco lejos y es probable que así fuese ya que la prueba de élite era a las 12 y como la marea estaba bajando a esa hora debería haber los 750m. La mar aparentemente en calma, me pareció desde la distancia una piscina después de las olas del sábado, aunque llena de algas y bastante turbia por las "obras de re-arenado" de la playa de Riazor. A las 10:15 salieron las chicas. Con un poco de nerviosismo por la inexperiencia de nadar en aguas abiertas, me lanzo detrás de las chicas para probar el agua, más movida de lo que parecía en un principio. Ajusto las gafas, me pongo el gorro y listos.

A las 10:30 se da la salida. Me quedo al final del grupo y me tomo el tramo hasta la primera baliza con calma, en los que adelanto a base de algún que otro manotazo y patada a varios nadadores. Co... cáspita, pero si ya hay que girar a la izquierda. Llego relativamente cómodo al primer giro y sin acercarme mucho a la boya doy un pequeño rodeo antes de enfilar el segundo tramo. Incremento un poco el ritmo y llegamos enseguida a la segunda boya y último esfuerzo con las olas a favor y con el objetivo de no acabar en las rocas, donde estaba la lancha de los jueces. Me pegan cuatro gritos para que me aleja de las rocas, lo cual indica que tengo que mejorar la orientación. Salgo del agua buscando la cremallera del neopreno.. donde co.. cáspita está la cinta de la cremallera? Antes de llegar al área de transición por fin consigo abrir la cremallera. Allí estaba la familia "a-ni-man-do": "Pensamos que ya habías salido y que note habíamos visto". 19min. Manifiestamente mejorable, pero para ser la primera vez no está mal. Como me decía Javier antes de empezar: "hay que salir a saco, por eso le llaman sprint". Por delante el fenómeno de Jesús, 12 min y pico, salió 5º del agua, Como coño se puede nadar tan rápido sin aparente esfuerzo. Javier 4min menos que yo muy bien también.

La transición a la bicicleta digamos que correcta. Eso si, en la salida strike. Me llevé los conos que delimitaban la vuelta al circuito, además de un par de empujones a dos contrincantes. Con un recorrido prácticamente llano de 5 vueltas a un circuito de 4km con una subidita al final que incluía un duro repecho de unos 200m, comienzo a adelantar posiciones, sobre todo en la bajada de vuelta a meta, y trayecto hasta la meta picando siempre hacia abajo. Ventajas de los casi 90kilos. Nos juntamos un grupito de 5 o 6 ciclistas que hizo que llegase pronto el final de los 20km.

Vamos a entrenar eso de quitarme las zapatillas antes de bajar de la bicicleta. Conclusión: como dice Floro, hay que entrenar antes de poner en práctica en una prueba cosas como dejar las zapatillas colocadas en los pedales. No me mato de milagro. Un zapatilla acabó a los pies de mi hijo que estaba en el sitio adecuado en ese momento.

Segunda transición, y a correr. Recorrido llano de 5km en un circuito al que hay que dar dos vueltas. Nada más salid los primeros están llegando la final de la prueba, mientras nos mezclamos en el circuito con la gente de paseo por Riazor. Me cruzo con Javier que está terminando ya su primera vuelta. Tengo a la vista a Jesús después de sus problemas de espalda en la bicicleta. Casi al final de la primera vuelta lo alcanzo y llego a la meta. ¡¡¡Pero si falta una vuelta!!!! ¿dónde se da la vuelta?, pregunto. "Allá atrás..." Dios!!!! otra novatada, esto no se me hace, que soy principiante. Entre risas, "con el rabo entre las piernas", salgo como una centella buscando de nuevo a Jesús. En el último giro lo vuelvo a pasar y hasta el final incremento el ritmo, pensando en la frase de Javier de nuevo: "hay que salir a saco, por eso le llaman sprint".

Por fin llega la meta, bastante entero. 1h:22min:56s. Posición 125 de 157 que terminaron. La posición casi es lo de menos, pero el tiempo me pareció como estreno bastante bueno, aunque mejorable si hubiese salido a tope desde el principio, por la sensaciones que tuve al entrar en meta. Imagino que será cuestión de hacer unas cuantas pruebas más.

Por modalidad: Natación(145): 0:18:57, Bicicleta(100): 0:42:04, Carrera a pie(123): 0:21:55.

Nos vemos en Nigrán, si me dejan. Lo mejor de la prueba ver a mi hija de 3 años aplaudiendo en la meta. No tiene precio. Lo peor, a parte de la no presencia final de Javier Gómez Noya, mi hijo sobre mi salida del agua: "bo!!! pero si sales de los últimos!!!" :-P

3 comentarios:

Jesús Carlos dijo...

Buenas. Enhorabuena por ese triatlon. Ahora toca entrenar un poco mas e ir mejorando. Poco a poco. Por cierto, si tienes las fotos del entreno del Bao, podias pasarmelas. Saludos

unke bai ebén dijo...

Las fotos hay que pedírselas a Carvajal. Si tienes posibilidad de pedírselas, envíamelas a mi también. La verdad es que hizo unas fotos impresionantes.

Fernando dijo...

La verdad las fotos muy buenas, muy buenas no son, pocas se salvan de la quema.
Para enviarlas por correo pesan mucho, cunado querais os las doy en cd.
Saludos