26 abril 2010

Crónica 101 de Beariz -Avión

Por Salvador Ros.


CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA (O CASI!)

Pues sí, así quiero comenzar esta crónica que tan amablemente me habéis permitido hacer sobre la primera edición de “Los 101 de Beariz y Avión”.

Ya íbamos prevenidos, nadie lo puede negar porque tanto el presi (si se me permite la confianza) como otros miembros del Club Triatlón Beariz lo fueron comentando en el blog. También sabíamos que iba a ser un entrenamiento entre amigos, pero claro, nadie puede olvidar que hay amigos y amigos, y en este sentido todos tienen un nivel muy alto en bici, así que resultó ser un buen entrenamiento y bastante duro.
La primera impresión de la mañana ya fue buena, porque yo, uno de los pocos foráneos (si no el único) apuntados a la marcha, llegaba a Beariz a eso de las 9:15 sin tener ni idea de dónde estaba el colegio (que era el punto de encuentro), esperando ver algún indicador que me guiara (o algún ciclista rezagado), y viendo que el pueblo estaba bastante vacío a esa hora en domingo, encontré muy buena acogida cuando paré en el bar que vi abierto a preguntar dónde se encontraba el dichoso colegio y, antes de que me pudiera bajar del coche y entrar a preguntar, salió un técnico de protección civil preguntándome: ¿Buscas a los de la salida en bici? Es que te he visto pasar antes un poco perdido y, aunque te he silbado para avisarte, no te has dado cuenta. Si esperas un par de minutos te guiamos hacia allí, que nosotros también vamos.”

Así da gusto, llegas por primera vez a un sitio y se preocupan por ti para que no andes perdido dando vueltas por todo el pueblo.


Llegamos a la salida, todos preparados y pensando que el de fuera no vendría (que poca fé!). Mi primera impresión es, joder, todos van muy abrigados, va a ser que por esas alturas que tenemos que pasar va a hacer frío, así que no me atrevo con el maillot de manga corta y manguitos y opto por el de manga larga. Posteriormente me acordaría de todos los frioleros que, algo más avispados que yo, se acordaron que llevábamos furgoneta de apoyo y pudieron dejar ropa durante el trayecto y pasar a la versión verano que llevaban debajo, para la próxima no se me pasa ese detalle. Ah!, otra cosa, para la próxima las chicas que venían de acompañantes en los coches tienen que animarse a la marcha (o algo alternativo ni no quieren hacerlo todo).

El mensaje que ya os comenté sobre “un entrenamiento entre amigos” debo decir que fue la pura realidad y, pese a ser la primera vez que me encontraba con vosotros, me sentí uno más desde el principio y muy cómodo en el grupo. No quiero dejar pasar la oportunidad, aunque suene algo pedante, para decir que sois un grupo envidiable. Así da gusto dejarse la piel en la carretera.

Siguiendo con la marcha, que siempre me voy por los cerros de Úbeda, la ruta comienza con un buen tramo cuesta abajo hasta O Carballiño, y ya me daba cuenta que la zona no iba a defraudar, porque las vistas y el entrono acompañaban. Me gustó mucho de esa zona un pequeño rio que cruzamos, el rio Magros, creo, que me pareció de lo más chulo. Llegamos a O Carballiño, después bajada sinuosa y por pista en asfalto algo bacheado haciendo al coche que nos iba abriendo camino ir muy rápido y llegamos a Leiro, todos juntos, para afrontar la primera subida destacable del día.

En este punto es dónde los avispados, anteriormente mencionados, se despojaron de la ropa que les sobraba, porque comenzaba la subida y el día ya estaba más que caldeado, menudo sol pegaba.
La subida era tramo libre y el siguiente punto de encuentro era el avituallamiento en la playa fluvial de Avión. En la subida ya se vio quién iba (e iría en el resto de la ruta) más que sobrado y teniendo que esperar al resto, pero como era tramo libre cada uno cogería su ritmo y nos veríamos en la pausa. La subida resultó larga pero tendida con algunas zonas de descanso y sin rampas muy empinadas, quitando alguna del principio. Cada uno a su marcheta y ayudándonos unos a otros cuando era necesario.
Por cierto, tendréis que perdonarme porque solo recuerdo algunos de vuestros nombres, así que voy a intentar no mencionar a nadie menos a uno que creo que es digno de mencionar y animar para que siga así. Y este nombre es Raúl, que nadie olvide que es cadete, que el día anterior había competido en el duatlón de Santiago y que allí estaba con todos los demás y demostrando la calidad que tiene encima de la bici. Sí señor!!
Avituallamiento en Avión, un par de sándwiches, zumos, aquarius, agua, naturaleza, paseantes con perros (je, je ,je) y muy buen ambiente, todo preparado para afrontar la última y temida parte de la ruta.


Salimos de Avión y entre subidas y bajadas llegamos a Rodeiro dónde llega “la hora de la verdad”. Ante nosotros tenemos un pequeño Angliru de casi 4km con rampas que yo no había experimentado en mi vida y sin un puñetero descanso, ni uno.


Así que otro tramo libre hasta la cima, cada uno a su marcha, y vaya marcha llevaba el que perdió los 10€ :-), y deseando a cada pedalada empezar a ver las aspas de los molinos de viento que te van indicando que estás llegando arriba, aunque te estés engañando a ti mismo porque hasta que no veas al gigante de viento enterito y a tu derecha no significará que estás casi arriba.

Finalmente se logra llegar a la cima, aunque el asfalto de la subida parecía que te agarraba ytiraba hacia atrás, juntamos un grupito de 10 (más o menos, ¿verdad?) y tiramos hacia delante que parecía que íbamos con retraso. Pero quien piense que ya todo era fácil hasta Beariz que se olvide, porque ese último tramo era un sube-baja continuo que hace que tus inflamadas piernecillas se quejen y te vayan avisando de que te queda poco combustible en el depósito.

¡Qué alegría y satisfacción cuando llegas a Beariz!, sabiendo que has hecho un buen trabajo, que has logrado aguantar la dura ruta y, lo mejor, que te espera una buena ducha y una buena, ahora con más razón, comida entre buenos amigos.

Bueno, solo me queda animaros a que sigáis aportando tanto al deporte como hacéis con todas las actividades que organizáis. Muchas gracias por todo. ¡Espero que la experiencia se repita!

4 comentarios:

Furacán dijo...

Pues nada, simplemente felicitar a los valientes que acudieron a la cita, sobre todo a los que estuvieron el día anterior en Santiago que además lo hicieron muy bien allí. Hay que ver lo flojos que somos algunos.
Raúl un fuera de serie, sin duda no podía estar en un club mejor jejeje
Espero poder estar el año que viene.

Jesús Carlos dijo...

Buen entrenamiento, aunque estuve practicamente solo todo el rato. Lo deje en Avión por falta de entrenamiento. Espero que para la proxima este mejor preparado y afrontar todo el recorrido. Saludos y a seguir entrenando.

pesca dijo...

Cuando son los 102 beariz ? Apuntame , te espero toñin.

Julián dijo...

Magnífico dia de bicicleta. Una lástima la caraja que tenía al principio, y que se me pasó sorprendentemente mediada la subida al Suido.

Al final me quedé con ganas de mas. ¡Y eso que estuve a punto de quedarme en Carballiño cuando le dimos la vuelta! La cabeza...

Un saludo a todos! Nos vemos en la próxima ;)